Después de un par de meses de retos complicados (lo sabemos, te hemos hecho estrujar las neuronas de lo lindo), nos decantamos por un reto un poco más abierto. El único requisito es que comience al otro lado de una puerta.

Imagina una puerta, la que quieras. Tamaño, época, color… siéntete libre de imaginar la puerta que te resulte más inspiradora. Después, ábrela.

¿Qué hay al otro lado? ¿Alguien espera allí? ¿Qué paraje nos espera?

Esperamos tu relato hasta el día 15 de agosto. ¡El club Cyrano no cierra en vacaciones!

¡Nos leemos!

Ir al contenido