Desde el primer momento que entramos en el juego de las redes sociales, empezamos a tener una necesidad imperiosa de hacer crecer nuestras cuentas. Y es totalmente lógico. Queremos llegar a más gente, que conozcan nuestra obra, que nos lean, compartan… pero cómo lo hacemos.

En el mundo de las redes sociales hay un largo historial de las denominadas «Malas practicas» que, en muchas ocasiones, nos pensamos que no son tan malas. Hoy no venimos a desmentiros solo el Follow / Unfollow o el «sígueme y te sigo», que ya sabemos que eso NO SE DEBE HACER, sino otras malas prácticas que vemos y que pasan más desapercibido.
Ir al contenido