¡Sorpresa, sorpresa! Aquellos que nos habéis buscado en la página web de siempre, habréis visto que no hemos publicado nada allí. Y es que nos hemos mudado a este nuevo lugar que creemos que está mejor amueblado y ordenado.

Esperamos que os sintáis aquí tan cómodos o más que en la antigua web, que irá dejando de funcionar poco a poco en cuanto nos hayamos mudado por completo. Nos os preocupéis los que hayais publicado relatos allí, eso también lo acabaremos mudando (dadnos un poco de tiempo, es más trabajo del que parece).

Pero vamos a lo importante: el reto de octubre.

Lo que necesitas es terror

Este mes, como empieza a ser tradicional en octubre, nos acercamos al mundo del terror. Pero queremos hacerlo de una forma diferente al año pasado. No queremos que nos contéis historias escalofriantes o sucesos extraños. Esta vez queremos darle el protagonismo a los verdaderos protagonistas: los monstruos.

Queremos que el miedo conozca al miedo.

Es decir, tenéis que elegir dos criaturas que se relacionen o se hayan relacionado alguna vez con el mundo del terror y hacer que coincidan en vuestros relatos.

Las posibilidades son infinitas: vampiros, licántropos, fantasmas, asesinos… Ya sean de la cultura popular o incluso de alguna novela o película. Nos da igual de dónde venga la criatura. El único requisito es que encuentre la horma de su zapato y se vea cara a cara con otra criatura. 

¿Tienen que ser dos criaturas distintas?

Sí. Que se encuentren dos iguales no tendría mucha emoción.

¿Tienen que luchar?

En absoluto. Lo que ocurra entre ellas depende de vosotros. 

Como siempre, os recordamos las normas de los retos por si es la primera vez que pasas por aquí.

Normas

  • Máximo 1500 palabras (título incluido).
  • Escrito en castellano.
  • Sin nombre. El relato debe ser anónimo.
  • Formato: Fuente Times New Roman o Arial. Tamaño 12. Interlineado 1.5 o 2.
  • Fecha límite de envío: 15 de octubre a las 23:59.

Para saber más, descargate el dosier informativo o escríbenos con cualquier duda o sugerencia que tengas.

Esperamos con ilusión vuestros relatos.

¡Nos leemos!

Ir al contenido