Abre tus redes y dinos: ¿tienes puesto que eres autor o autora?

¡¿Cómo voy a poner que soy autor?!

¡Solo he escrito un libro!

¡Solo escribo relatos!

¡Acabo de ponerme a escribir en serio!

El blog no cuenta.

Mis relatos en redes sociales no cuentan.

Mis libretas llenas de «movidas» no cuentan.

 

¿Te suenan estas respuestas? Es que todos tenemos miedo a decir que nos dedicamos a escribir (o al menos nos gustaría) en redes sociales por miedo a que nos tomen por presuntuosos. Pero te puedo asegurar que, si esas respuestas han pasado por tu cabeza, es que realmente la escritura forma parte de ti.

Hoy te vamos a enseñar cómo tomarte en serio tus redes como escritor o escritora, de forma profesional, para que nunca te quedes sin ideas.

¿Eso quiere decir que no puedo poner mis reflexiones porque no tienen nada que ver con el mundo de la escritura?

Para responder a eso, mejor paso a meterme en materia:

Sigue siendo tú

La naturalidad es clave para tu comunicación en redes. Si te entusiasma una serie, una novela, algún cantante…, habla de ello. Es parte de ti. Habla de tus incertidumbres, de tus gustos, de tus miedos. Genera comunidad. Este tipo de comunicación puede funcionarte muy bien en redes, porque humanizan tu marca.

Y no te olvides de hablar de tus momentos de escritura, de tus promociones, de tus relatos o artículos de blog. Puedes interesarle a tu comunidad. Sí, comunidad. Es importante sentirse arropados (hablaremos de esto en futuros artículos de la academia de marketing para escritores).

Muestra tu proceso de trabajo

Cuenta a tu comunidad cómo haces para ponerte a escribir. Puede ser una imagen de tu escritorio, un rayo de luz a tu cuaderno que te inspira o hablar de tus rutinas de trabajo.

Por ejemplo: «Nunca me puedo poner a escribir sin una taza de café», y una foto de tu taza preferida con un café humeante y una pasta.

¿Te parece postureo? Pues para lo que algunos será postureo, para otros será motivación y para otros será una conexión empática tremenda y su contestación reflejo aparecerá en forma de comentario poniendo «Jo, yo también lo hago», «Yo soy más de té», «¡Me encanta tu taza!»…

¡BOOM! Has despertado a la señora comunidad.

Habla de tus proyectos

Genera expectación. En este punto solemos recomendar crear un hashtag (#) para tu proyecto. Es decir, ponle un nombre. Si tiene nombre, generas un compromiso con él. Es algo que estás creando y le pones más cariño. La gente ya conoce a ese #ProyectoPrimavera y te preguntará por él, se interesará por él y se emocionará contigo. Recuerda que las emociones son contagiosas.

¡Ojo! El nombre del proyecto no es el título definitivo. Puedes llamarlo #ProyectoPrimavera y que su título definitivo sea Dos gorriones al atardecer.

Comparte herramientas

¿Te ha funcionado bien un programa de escritura, un corrector, una web de sinónimos (o libro)? ¡Compártelo! (Y etiqueta al programa o creador o creadora de la herramienta). Tu experiencia le puede ayudar a más personas.

A la vez, también puedes pedir opinión de herramientas a tu comunidad. Entre tu comunidad seguro que hay más personas que utilizan herramientas que no conoces y que pueden ayudar a tu proceso de trabajo.

Reseñas, menciones y demás…

¿Te han hecho una reseña? ¿Te han mencionado diciendo que les gusta tu último relato? ¿Han compartido tu artículo?

¡COMPÁRTELO! Puede parecer una tontería, pero hay gente a la que le cuesta el «autobombo». Pero esto no es autobombo, están hablando de ti, de tu trabajo y encima les ha gustado. Comenta, agradece y comparte. Son ideas básicas para que tu comunidad interactúe y se sienta escuchada por ti.

Además, sabemos que la emoción sube cuando lees por sorpresa estas cosas. Haz que tu comunidad se emocione contigo.

¡Presenta novedades!

¿Crees que no tienes novedades?

¿Te has apuntado a un curso? ¿Acabas de terminar una historia? ¿Te van a publicar? ¿Han publicado un relato tuyo en el Club Cyrano?

¡Habla de ello! Si no hablas de ello, entonces no existe.

No todo es hablar de presentaciones y lanzamientos (que contamos con que de esos temas habláis), pero, para los que estamos empezando, también hay novedades.

Cada día es una oportunidad para tener novedades. Depende de ti cómo te las tomes.

Como ves, hay infinidad de cosas de las que hablar en redes sociales para que puedas posicionarte como escritor. Porque… si has llegado hasta aquí, es porque en el fondo te sientes escritor y sientes que puedes hacer algo más por demostrarlo.

Desde el Club Cyrano te animamos a que entres en tus redes, pinches en «editar perfil» e incluyas las palabras «Escritor/escritora» o «Autora/autor».

También puedes estar «comprometido» o en una «relación complicada» con tu novela.

¡Nos leemos en las redes!

Ir al contenido