¿Qué tiene que ver la orientación con la escritura? Los que estéis empezando puede que nunca hayáis oído eso de ser escritor brújula o mapa, pero aquellos que hayais navegado en blogs en busca de trucos y consejos para escribir, sin duda os los habréis encontrado más de una vez.

En la mayoría de los lugares en los que encontramos estas definiciones parece que sí o sí pertenecemos a un grupo o a otro, sin embargo, nuestra experiencia se contradice con esta creencia.

Es cierto que podemos tender más hacia un lado que hacia el otro, pero, a la hora de la verdad, lo que nos ayudará será saber movernos en una u otra dirección, en función de lo que nos haga falta. Veámos qué es cada cosa:

Escritor brújula

Aquellos que escriben en modo brújula tienen una ligera noción de hacia donde se dirigen, pero van improvisando sobre la marcha en función de lo que se encuentran por el camino. No tienen una visión general muy clara y la inspiración juega un papel importante. Entre los escritores con menos experiencia es muy habitual definirse como escritores brújula, aunque esto no significa que sea peor método que el del mapa, ni que todos los escritores experimentados sean mapa.

Ventajas: En este punto, la creatividad fluye libre y es muy satisfactorio cuando parece que nos han visitado las musas. Los textos pueden ser más frescos y originales.

Desventajas: No siempre tendremos la inspiración de nuestro lado y es fácil que nos atasquemos cuando lleguemos a un punto que teníamos menos claro en la cabeza.

Escritor mapa

Se toman un tiempo previo a la escritura para dibujarse un mapa de la trama, los personajes, su evolución y cualquier otro aspecto de la historia. La organización es una parte importante del trabajo. Las musas, si vienen, los pillan trabajando. Sus historias están menos improvisadas y es más dificil que haya contradicciones.

Ventajas: Al crearnos un mapa previo, es menos probable que nos quedemos bloqueados por no saber cómo seguir. También es más fácil que los personajes y las tramas sean consistentes.

Desventajas: Si no se sabe cómo hacer un mapa, puede parecer una tarea demasiado abrumadora y puede hacer que abandonemos antes de empezar. También, tener un control tan exhaustivo de todos los detalles puede ser tan mentalmente agotador que es bastante frecuente tener bloqueos por agotamiento.

Pero vamos, ningún sistema nos asegura que no podamos perdernos en algún momento.

En nuestra opinión, esta diferenciación es muy básica y se está quedando un poco anticuada. Hay buenísimos ejemplos de autores que se definen en uno y en otro, pero la verdad es que la mayor parte de la gente a la que preguntamos no sabe decir en realidad con qué se identifican más.

Es dicícil (que no imposible) escribir una novela de misterio con el método de la brújula. Sin embargo, estructurar al dedillo un cuento o un relato de un par de páginas puede ser innecesario. Nuestro consejo es que sepáis moveros en cualquier terreno y que conozcáis las ventajas e inconvenientes para poder usarlos a vuestro favor. Habrá veces que no solo nos venga mejor dejar el mapa de lado, sino que hasta brújula será demasiado y preferiremos orientarnos simplemente mirando las estrellas (escritura expresiva). Otras, en cambio, necesitariemos un mapa tan detallado que más bien parecerá un apartado GPS de última generación (para crear una historia coral de asesinatos en el que la historia de los investigadores, culpables, testigos y víctimas no solo se entrelazan, sino que las contamos en orden inverso).

Entrenando nuestra parte brújula:

Es muy fácil. Cualquier idea nos sirve para practicar. Los retos del club son un muy buen ejercicio para ello. Cuando sintamos que la escritura de mapa nos agobia, o cuando necesitemos escribir para expresarnos y sacar lo que llevamos dentro, es el momento de usar nuestra brújula.

También son muy interesantes los microrretos que compartimos en redes sociales. Podéis encontrarnos en facebook, twitter e instagram. Os animamos a que no tengáis miedo escénico y comentéis.

Entrenando nuestra parte mapa:

Dominar el mapa requiere un poquito más de práctica y algo más de formación. Es recomendable seguir, al principio, los consejos de otros escritores con más experiencia. Aprender sobre ritmo, flujo, arcos, recursos… No es tan complicado como parece, pero enfrentarse a ello a solas en un principio puede dar un resultado algo caótico.

Es muy recomendable pararse a analizar cómo otros escritores que nos gustan escriben sus historias. Dejar de lado los ojos de lector para empezar a leer con los ojos del escritor, ser conscientes de las herramientas y recursos que utilizan. Que no nos dé miedo copiar o inspirarnos en su trabajo para practicar, así lo hacen los pintores y los escultores y no pasa nada.

En nuestro grupo de trabajo de novela vamos a trabajar punto por punto muchos de esos aspectos. Muchos otros también los iremos compartiendo por esta sección.

En conclusión, no importa tanto cómo te orientes siempre y cuando a ti te sirva. Lo importante es que no dejes de viajar por nuevas historias y de aprender en el camino.

Ir al contenido